Quienes disfrutamos de la compañía de perros o gatos en nuestro hogar, desarrollamos un vínculo especial hacia a estos maravillosos seres, llegando a convertirse en una relación muy especial, en algunos casos, incluso más intensa que la que tenemos con algunos humanos, por eso no es raro que, cada vez, con más frecuencia, nos encontremos con perfiles en nuestras redes sociales favoritas dedicados exclusivamente a ell@s y que éstos, a su vez, tengan un elevado número de seguidores.

Disfrutamos y nos divertimos enseñando y viendo las aventuras y desventuras de nuestros peludos a diario. Perros y gatos, son los auténticos reyes de internet llegando a convertirse, algunos de ellos, en los influencers de 4 patas más seguidos del ciberespacio.

No obstante, debemos ser prudentes y no dejarnos llevar por el entusiasmo de las redes sociales. Hoy en día, recurrimos a la red para, prácticamente, todo, desde buscar recetas en youtube hasta encontrar inspiración para decorar interiores o modelos a seguir en Instagram, pasando por consultar tutoriales para cualquier reparación que necesitemos hacer en casa. Tenemos información de todo tipo en nuestra mano, a un solo click. Esto es genial si sabemos hacer uso de ello pero entre tanta información también puede colarse algún consejo indeseado, erróneo o llevar a cabo alguna práctica inadecuada y hasta peligrosa para nuestros peludos.

¿ES ADECUADO SEGUIR CONSEJOS DE LAS RRSS?

A poco que busquemos, nos damos cuenta de que es muy habitual que alguien pida consejo sobre cómo corregir algún comportamiento sobre su peludo en casa o cómo adiestrarlo. No hay que olvidar que, normalmente, quienes dan respuesta pueden ser personas no profesionales del tema y que, con toda su buena intención, dan directrices sobre lo que a ellos les ha funcionado, pero no debemos olvidar que cada peludo tiene sus caracterísiticas determinadas y que lo que vale para uno puede no ser lo adecuado para otro; como las personas, cada animal es un mundo. En este caso lo mejor es recurrir a un profesional especialista en conducta. Si se trata de corregir un comportamiento, acude a un etólogo o adiestrador. Si estás pensado en cambiar su alimentación, te preocupa lo que come o tiene algún síntoma, acude a tu veterinario de confianza.

¿PUEDO CONFIAR EN LOS DIAGNÓSTICOS MÉDICOS DE INTERNET?

Con éstos debemos tener especial cuidado, es uno de los más peligrosos puesto que ponemos directamente en riesgo (serio, en algunos casos) la salud de nuestro peludo. Si tu mascota tiene problemas de salud, olvídate de consultar en redes sociales, acude a un profesional para que lo examine correctamente y pueda darte un diagnóstico correcto. Ellos tienen la experiencia y el conocimiento necesario para poder hacerlo. Incluso, si estamos hablando de un problema leve, es mejor que acudas a tu veterinario puesto que, de lo contrario, podría complicarse y derivar en consecuencias nefastas. Acude, siempre a profesionales, especialistas en la materia.

LAS TENDENCIAS Y LAS IMITACIONES EN CUALQUIER RED SOCIAL.

Las redes sociales son una plataforma fantástica para compartir experiencias, intereses, ideas, información, etc. Es una herramienta que nos permite estar en contacto unos con otros permanentemente. Pero, desafortunadamente, también se convierten en altavoz de ideas y teorías no contrastadas así como comportamientos absurdos poniendo en riesgo la vida.

Un experto en una determinada materia es una persona que ha estudiado ese campo dilatadamente, que ha llegado a unas conclusiones a base de probar y errar, lo que denominamos ensayo-error y una gran experiencia además de un conocimiento profundo. En las redes sociales, nos encontramos con que, de repente, cualquier persona se autoproclama como experto en una determinada materia o que, simplemente ha hecho un magnífico trabajo de gestión de sus redes y tiene miles de seguidores que siguen (valga la redundancia) a pies juntillas, sus recomendaciones y consejos.

Otro ejemplo es la obsesión por conseguir la mejor foto, la más impactante, la más original, la más perfecta para conseguir esos tan ansiados seguidores y sus likes, sin darse cuenta, a veces, de que están poniendo en riesgo la vida del animal, valga el ejemplo de las fotos que vemos de perros al borde de un acantilado sin ningún tipo de sujeción, sin medidas de seguridad.

El problema, además de que alguien lleve a cabo estas acciones, es que, al publicarlo, se consigue el efecto imitación, arrastrando a los demás a llevar a llevar a cabo la misma acción o intentar conseguir la misma fotografía que se publica una y otra vez y que ya, de tanto verlo, lo normalizamos, dando por correcto un comportamiento que deberíamos condenar.

No olvidamos que, en la red encontramos fotos originales, bien realizadas, bien planteadas, simpáticas, emotivas, atractivas, enternecedoras… que no ponen en riesgo la vida animal. Nuestro aplauso y reconocimiento va para ellas.

No queremos dejar de reconocer la labor positiva, la cara que más brilla de las redes sociales. Gracias a ellas, cada día se ayudan a cientos de animales, se da visibilidad a problemas candentes, se difunde la necesidad de adoptar y de que esa adopción sea una adopción responsable, se condenan el abandono y el maltrato.

Internet y las redes sociales son una gran herramienta si sabemos hacer uso de ellas de manera adecuada.

Abrir chat
Hola!
Te recordamos que puedes preguntarnos todas tus dudas sobre nuestros productos a través de WhatsApp en horario de Lunes a Viernes de 09:00h a 18:00h.