Los perros son el objetivo favorito de diferentes parásitos, como la pulga, la garrapata o el mosquito, por lo que resulta fundamental proteger a nuestro amigo del mundo que le rodea. Pero elegir el método adecuado a menudo puede resultar abrumador; factores como su edad, la zona en la que vivamos o la presencia de niños en casa, pueden chocar con alguna de estas fórmulas, así que vamos a esclarecer los puntos fundamentales para ayudarte a elegir el método que más se ajuste a ti y a tú mascota.

Aún que es cierto que existen métodos como la pastilla de desparasitación externa o la pipeta, ninguno de ellos suele ser efectivo de manera definitiva. Combinarlos suele ser la mejor opción, pero uno de los sistemas más generalizados es el collar antiparasitario gracias a su durabilidad y la variedad que existe en el mercado, Pero… ¿QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA?

El collar antiparasitario cuenta con una serie de insecticidas tóxicos para determinados parásitos que son liberados lentamente y que se esparcen por el pelaje y la piel del perro formando una capa repelente para estas plagas. Suelen ser flexibles, para que llevarlo no resulte molesto y muchos de ellos son resistentes al agua, así que no deberemos preocuparnos de que pierda sus propiedades.

¿PIPETA O COLLAR?

Si bien combinarlos siempre es recomendable, no existe un método objetivamente mejor que el otro, así que vamos a explicarte los pros y contras de cada uno para que, a tu criterio, escojas la opción que mejor se adapte a tu mascota.

En caso de los gatos solemos recomendar pipeta ya que a muchos les incomoda llevar collar y además pueden deshacerse de él más fácilmente. Sin embargo, en el caso de los perros no suele ser así ya que la mayoría están más acostumbrados a llevar collar. Además el efecto de la pipeta es mucho menos duradero -de 4 a 5 semanas- y, si somos un poco despistados o simplemente buscamos una opción que nos permita despreocuparnos durante más tiempo, el collar nos ofrece un mayor periodo de efectividad aunque deberemos asegurarnos de que esté siempre bien ajustado para que no pueda perderlo y chuparlo o morderlo si le dejamos suelto.

CUANDO ES EL MOMENTO ADECUADO PARA USAR COLLAR

En vista de que tu cachorro tenga menos de 2 meses, no se recomienda usar este método ya que puede ser demasiado agresivo para el can. No debemos olvidar que contiene sustancias tóxicas que podrían generar una reacción alérgica para su organismo y exponer a una cría a estas sustancias puede ser peligroso.

A partir de esta edad usarlo, sobre todo durante la primavera y el verano (qué es cuando más abundan las plagas por el calor), puede ser muy beneficioso tanto para nuestra mascota como para nosotros mismos y nuestro hogar, puesto que estos parásitos también suelen extenderse en humanos si no tomamos medidas. De todas maneras, los profesionales recomiendan darle uso durante todo el año y poner el siguiente collar cuando al actual le queden unos días para expirar. Esto es porque los collares comienzan a cumplir su función a la semana de colocarlos. Si solapamos sus aplicaciones conseguimos que el perro esté protegido constantemente. Además, puesto que suelen medir entre 62 y 70 cm para adaptarse fácilmente al diámetro que necesite tú mascota, el sector sobrante siempre podemos colocarlo cerca de la zona donde duerma, aunque fuera de su alcance para que no digiera ninguna sustancia perjudicial. Así aprovechamos todo el collar y además protegemos doblemente a nuestro amigo.

RIESGOS DE NO ELEGIR EL MÉTODO ADECUADO

No en todos los casos el empleo del collar corriente es la mejor opción, y, en caso de serlo, no cualquier collar puede adaptarse a nuestras necesidades. La mayoría contienen Geraniol, un ingrediente activo que, a pesar de ser de origen natural y un repelente seguro y eficaz por lo general, podría causar reacción alérgica (no obstante, existen collares hipoalergénicos). Además, como no todos ellos protegen contra las mismas plagas, debemos buscar un collar que se adapte a aquellos parásitos que estén presentes en tu zona. De nada sirve proteger a nuestras mascotas de pulgas y garrapatas si el parásito más abundante en el entorno del perro es el mosquito. Recomendamos consultar con su veterinario las plagas contra las que deberemos actuar en cada caso.

Otra situación en la que resulta poco recomendable el uso de collar es si convivimos con más animales -que puedan lamerse demasiado entre ellos e intoxicarse-, o niños pequeños en casa. Podrían tocar el collar y llevarse las manos a la boca. O bien acostumbramos al niño a no agarrar del collar o, si es muy pequeño, buscamos otro método para nuestro sabueso, como la pipeta.

Aquellos collares con mayor duración (en el mercado los hay desde 2 semanas de eficacia hasta 12 meses) son los que expulsan el producto más lentamente, por lo que no expiden un olor desagradable, no ensucian al perro y no son grasos. De todas maneras, es recomendable pasar un paño ligeramente húmedo para eliminar la grasa que pueda generarse en el collar ya que interfiere en su eficacia y puede incomodar a nuestra mascota. Consultar con un profesional también es fundamental ya que algunos collares ensucian y son más agresivos que otros, en especial si su duración es breve.

Un collar adecuado para nuestra situación combinado con un buen spray siempre será mucho más eficaz y desde aquí siempre nos adaptaremos a tus necesidades con collares de Gama Veterinaria a la altura del mejor amigo del hombre.

Bayer siempre suele dar muy buenos resultados, te dejamos aquí una de nuestras opciones favoritas, ¡échale un vistazo! Y nosotros estaremos encantados de recibirte para ayudarte a elegir la mejor opción para tu canino.

Abrir chat
Hola!
Te recordamos que puedes preguntarnos todas tus dudas sobre nuestros productos a través de WhatsApp en horario de Lunes a Viernes de 09:00h a 18:00h.
X
QUIERES COMPROBAR LO RÁPIDOS QUE SOMOS??,
TU PEDIDO EN CASA EN 48 HORAS LABORABLES*